miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cañones del Ebro


Esta vez nos fuimos por tierras burgalesas, concretamente hasta Quintanilla, para hacer los "Cañones del Ebro". El día no se presentaba muy tentador porque salimos de Santander lloviendo y con niebla, pero tuvimos suerte y pasando el Escudo, todo cambió.

Son aproximadamente unos 35 km de ruta, sin dificultad fisica, pero se requiere de bastante tecnica, ya que el camino es muy estrecho y con muchas ramas.



Una vez hemos calentado un poco por una pista bastante amplia, nos metemos en faena y empezamos a bordear el rio Ebro.

Desde el pueblo de Quintanilla vamos a llegar a Pesquera de Ebro por caminos muy estrechos como he dicho antes, pero francamente bonitos.

Pesquera de Ebro
Llegados a Pesquera de Ebro, tenemos la opción de desviarnos hasta el pueblo de Valdelateja, pero nosotros escogimos la opción de subir hasta Turzo.

Aqui empieza una subida en la que vamos a utilizar las piernas de continuo ya que vamos a ver los "cañones" desde arriba y seran unos 4km para pasar de los 680m mas o menos  hasta  alcanzar los 930 del pueblo de Turzo.

Turzo (tienda de velas)
Aunque parezca un pueblo que no tiene nada, merece la pena parar en su fabrica de velas.

Repuestos con la visita, todavía nos queda un pequeño repecho que subir por los depósitos de agua del pueblo para llegar a nuestro próximo pueblo de Orbaneja del Castillo.

La bajada van a ser unos kilómetros en los que vamos a ver y hacer de todo. Empezamos con un descenso por un páramo que nos va ha llevar hasta la carretera general. Ojo que hay bastantes piedras sueltas.

Una vez atravesada la carretera general vamos a parar en los "chozos" (antiguos refugios de pastores).

Desde aqui viene una de las bajadas mas complicadas hasta Orbaneja. Ojo por que son solo dos curvas, pero "¡que curvas!", y ademas damos gracias que no estaba mojado por que si no.......

Pasado este pequeño "trago"


Mas curvas
las curvas
Y mas curvas


Y por fin llegamos a Orbaneja.
Orbaneja del Castillo

Después de la parada obligada para ver el pueblo, comprar el pan y algun que otro recuerdo, continuamos ruta al siguiente pueblo "Escalada". Añadir que en este tramo hicimos la correspondiente parada para reponer fuerzas hacer la tipica foto de rigor y lo mas importante  comernos el tan preciado bocadillo.


Repuestos de las correspondientes "fuerzas", seguimos hasta Escalada, donde a parte de tomarnos un café "algunos" encontraron una diversión de "niño pequeño"



Y desde aquí 1,5 km hasta el coche y  nada mas que contar, salvo que el día fué tan tan bueno, que nos quedamos con el sabor de que hay que repetirla pues es una de las mas bonitas que hemos realizado.


Como siempre la ruta la tenéis en RUTA (Ojo que esta vez no se que ha pasado con el GPS que no me ha marcado el Track desde Orbaneja hasta el final, pero no os preocupéis que no tiene ninguna perdida).

1 comentario :

PACO dijo...

Bocadillos, bocadillos. Anda que ir a Orbaneja y no echar combustible alubiero...... El Paco.